lunes, 16 de septiembre de 2013

DEVELANDO EL MISTERIO DEL ORIGEN DEL TOPÓNIMO MALA

Cuando hice público, a través de mi muro del Facebook, la culminación de mi libro “MALA. VALLE GENEROSO, PUEBLO MILENARIO”, una lectora me dejó el siguiente comentario:
Mallac o Mala tiene mucho misterio…

Es una interesante acotación, impregnada de curiosidad pero con cierto escepticismo. Lo de 'misterio' me hizo recordar la excelente serie televisiva ‘The X Files’ por lo que, parafraseando su frase The truth is out there, puedo expresar con seguridad que la verdad sobre el origen del topónimo de nuestro valle siempre ha estado allí, al alcance, sólo se tenía que utilizar la herramienta adecuada para desarrollarla: la ciencia Lingüística. El origen del nombre1 no tiene nada de misterioso y como un adelanto, manteniendo la reserva de mi investigación, lo demostraremos en dos pasos.
 

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

PASO 1. DESTERRANDO UN MITO
Para empezar, leamos la siguiente Advertencia escrito hace cuatro siglos:
que han dado por nombres a las tierras que descubrían los primeros vocablos que oían a los indios cuando les hablaban y preguntaban por los nombres de las tales tierras, no entendiendo la significación de los vocablos….”
Este comentario es, sin lugar a dudas, un veraz testimonio que certifica cómo los primeros cronistas hispanos escribieron en castellano los nombres de personas o lugares guiados sólo por su percepción auditiva, ante el desconocimiento de las lenguas nativas. Obsérvese que el fondo del texto implica la fonética y la gramática, dos conceptos inherentes a la Lingüística. El mismo autor también escribe: 

“… y porque las he de sacar a la letra con su corrupción, como ellos las escriben, quiero advertir que no parezca que me contradigo escribiendo las letras (que he dicho) que no tiene aquel lenguaje, que no lo hago sino por sacar fielmente lo que el español escribe.”

Este autor, al considerar que los cronistas tempranos españoles habían corrompido las reglas del habla cuzqueña (entiéndase el quechua), decide corregirlos al momento de escribir su crónica. De esta manera, donde encuentra expresiones que él cree ‘corrompidas’ los modifica, es decir los ‘cuzqueñiza’. En este afán cometió errores, tal como lo hizo al escribir el topónimo de nuestro valle.

Extraído de un folleto publicado por la Municipalidad de Mala (Observemos los errores de indicar Malla o Mallac como origen de Mala, la supuesta raíz aimara y el absurdo significado aplicado al topónimo)
El autor de la Advertencia es Garcilaso de la Vega. En sus crónicas encontramos muy buenos aportes, pero también muchos errores, resaltados por autores contemporáneos como María Rostowrowski, por lo que al tratar la etimología del topónimo del valle debemos evitar2 utilizar sus escritos.
EL ERROR DE GARCILASO

Hacía muchos años que los cronistas tempranos habían documentado en castellano el nombre del valle como MALA, bajo el influjo del fonetismo regional. El nombre había perdido la morfología original de su lengua nativa. Por lo tanto, MALA era ya un vocablo castellanizado cuando Garcilaso decide corregirlo, escribiéndolo como MALLA. Es posible que, sin proponérselo, el mestizo cometiera este grave error lingüístico pues lo que realmente cuzqueñizó fue una expresión castellana (en el estudio ‘Malla’, uno de los Apéndices del Libro, se ofrece una detallada y didáctica explicación). Es necesario recalcar que en toda la extensión de sus ‘Comentarios Reales’ nunca hizo siquiera una ligera descripción o acotación sobre el valle de Mala, tal como hemos demostrado en el artículo “Sobre el himno de Mala y Garcilaso” posteado el 18 de junio 2013. Este equivocado mito de vincular a Garcilaso con nuestro valle, y que aún persiste, debe ser descartado y erradicado en el aspecto histórico y literario.

PASO 2. INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
 
Con la participación de Uds., amigos lectores, intentaremos develar la etimología del vocablo MALA con un entretenido ejercicio basado en la ciencia lingüística, para lo cual aportaremos algunos ‘tips’.

La ciencia lingüística recomienda que para interpretar topónimos es necesario conocer las lenguas y/o dialectos que se hablaron (o se hablan) en el lugar investigado. En este caso les indicaremos que la lengua Quechua se originó en la región central de la costa entre Casma y Chincha, como ha sido comprobado por los modernos lingüistas e investigadores. De esta zona se expandió a las regiones andinas.

En cada región se desarrolló con variantes y características propias. En el caso de los pueblos costeros de la región central, incluyendo a Mala, sus antiguos pobladores tuvieron una singular forma de pronunciación en la que predominaba el fenómeno fonológico llamado Lambdacismo. ¿Y qué es lambdacismo? se preguntarán; bueno, es una forma especial de articular ciertas consonantes de tal manera que los sonidos pronunciados causan la variación fonética y alteran la morfología de una expresión. Veamos el siguiente ejercicio lingüístico, con ejemplos del entorno de la región:

Fonética quechua original
Pronunciación Fonética Local
Rimac
Limac
Runahuanac
Lunahuanac
Surco
Sulco
Maranqa
Malanca

Como podrán observar, estos topónimos2 son ejemplos emblemáticos de la fonética quechua3 costera. Nótese que Lima y Lunahuaná permanecieron en la historia con la forma castellanizada tal como fueron registrados en el siglo XVI, sólo eliminaron el sufijo según las reglas de la gramática castellana. Los topónimos Sulco y Malanca fueron registrados así en las crónicas, pero con el transcurrir de los años recuperaron su forma original, tal como se escriben actualmente y como debería recuperarse nuestro topónimo.

A manera de conclusión

Después de demostrado los casos anteriores, podemos indicarles que el nombre de nuestro pueblo y valle, MALA, contiene manifiestas raíces quechua. Fue articulado por sus antiguos pobladores con la característica fonológica costera y, como hemos visto en el parágrafo  'Desterrando un mito' , muy temprano sufrió el proceso gramatical hispano.

En el ensayo ‘El Topónimo Mala, Etimología y Significado’ de la Parte I del Libro, cuya portada mostramos, hemos develado el origen del nombre siguiendo las normas lingüísticas de forma clara y didáctica. Como señalé al iniciar este artículo, la verdad sobre el origen del topónimo Mala siempre ha estado allí, no es ningún misterio, sólo se tenía que utilizar la herramienta adecuada para descifrarla.


NOTAS
1 En el ensayo “El topónimo Mala, etimología y significado”, que es la Primera Parte del libro “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario”, pendiente de publicación, se esclarece de manera científica el tema.
2 Como equivocadamente fue empleada por Villar Córdova para conseguir forzadamente una relación con la palabra quechua ‘Mallac’, a la que de manera absurda se le asignó un supuesto ‘significado aimara’. Ver artículos anteriores: ‘Aportes a la imagen cultural de Mala I: Lenguas Nativas’ [Observación Nº 1] del 2 julio 2013 y ‘Malla: un vocablo incierto’ del 24 abril 2013.
3  Este fenómeno fonológico no fue exclusivo del hablar de los antiguos nativos costeros del Perú, en la actualidad es de uso corriente en pueblos de países caribeños (verbigracia: Puelto Lico, Costa Lica, etc.).

Amigo lector, haciendo CLICK en los ANUNCIOS que aparecen en la página es una forma de apoyarme para conseguir publicar mi libro.
AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).

6 comentarios:

  1. ME CUPE EN PERSONA SABER POR OTROS MALEÑOS TODO LO QUE MUY BUENAMENTE VIERTES EN ESTE BLOG A DECIR ME GUSTARIA QUE TODOS Y CADA UNO DE LOS QUE AMAMOS NUESTRA TIERRA (EL PEDACITO PEQUEÑO) DONDE NACIMOS INDAGUEMOS BUSQUEMOS INVESTIGUEMOS ALGO MAS DE LO QUE YA SABEMOS POR HISTORIA QUE EN MUCHAS VECES ESTA SESGADA
    ERES UN BUEN EJEMPLO
    SANTOS

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco tus positivos comentarios, es cierto todos podemos poner de nuestra parte en descubrir los secretos que aún guarda la historia. En efecto, he tomado la iniciativa para investigar y los resultados obtenidos lo he plasmado en un libro y este blog está cumpliendo la misión de dar a conocer ciertos aspectos de la historia maleña. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. muy interesante, como Maleña me siento orgullosa de tu trabajo, el de dar a conocer la verdadera historia de nuestro querido pueblo. sigue adelante!!
    Susana Manco

    ResponderEliminar
  4. HOLAAMIGOEN VREDAD ESTA INTERESANTE PERO ARER FUI A MALA MI TIERRA NATALA YME DI CON LA SORPRESA QUE NO HABIA AGUA NI LUZ QUE DESILUSION ME DIO , QUEHACES ESE ALCALDE QUE SE PREOCUPA DE OTRAS COSAS Y NO POR LO DEL AGUA QUE SLO HYA CREO POR HORAS QUE VERGUENZA ME DIO , AMIGO EN VREDAD QIUE DE ESO ES QUE DEBEN PREOCUPARSE RO ANTES QUE OTRA COSA ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Anónimo, aprecio que te guste el blog dedicado a hacer conocer la historia de Mala. En tu comentario leo que eres del distrito y entiendo tu desilución, pero como te habrás dado cuenta en este medio sólo transmito cultura. Tus reclamos deberías canalizarlos directamente a la página web de la Municipalidad. Agradezco tu amable lectura, amigo Anónimo, y espero lo compartas.

      Eliminar

Te invitamos a dejarnos tu punto de vista acerca de lo publicado en el Blog. Nos interesa saber tu opinión. Sólo tienes que tener una cuenta de Gmail o en su defecto publicarlo eligiendo el perfil anónimo. Gracias.