domingo, 1 de junio de 2014

MALA: UN PUEBLO DE MILENARIAS RAÍCES

29 de Junio día de la fiesta patronal de Mala. Muchos confunden esta efemérides religiosa como el Aniversario del pueblo. El día de los apóstoles Pedro y Pablo es una celebración católica que ha sido adoptada y adaptada en Mala a manera de conmemoración al desconocerse la fecha de fundación del pueblo. Es una fiesta religiosa que, de forma contradictoria al ascético y austero predicamento católico, es celebrada con mucha pompa por las autoridades ediles. Sin embargo, por ejemplo, se conoce la fecha de creación política del distrito pero, a pesar de su importancia histórica, no es rememorada con el mismo boato.  

Sector costero del valle de Mala
REMOTOS ORÍGENES DE MALA

¿Existe alguna información sobre la creación del pueblo? 
¿Cuándo se adoptó la figura del apóstol San Pedro como advocación católica de Mala?

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.
Recordemos que anteriormente tratamos sobre los remotos orígenes1 de los poblados del valle de Mala.

Algunos vestigios de la existencia de esos asentamientos aún existen en las actuales jurisdicciones de Flores, San Antonio y Mala que atestiguan y demuestran la antigua y común raíz yunga que vinculan a estas poblaciones vecinas.  

MILENARIO ÍCONO MALEÑO
También hemos sustentado que las raíces del primigenio nombre del valle se hallan en la lengua quechua, explicando que las teorías que señalan que el topónimo Mala deriva del supuesto e inexacto ‘vocablo aimara’ Mallac son completamente desacertados, incluyendo sus forzados y absurdos significados
Mala, tal como Lima, mantiene en su castellanizado nombre los rezagos de su nombre quechua original explicado ya en otros artículos. 

INSTAURACIÓN O CREACIÓN DEL ASIENTO DE MALA

Después de fundar ciudad de Los Reyes, Francisco Pizarro inicia la concesión de tierras en forma de encomiendas. El trompeta de campo Pedro de Alconchel, reconocido como ‘héroe’ en una refriega durante la irrupción hispana estuvo presente en la fundación de Jauja y residió en esa ciudad andina hasta fines de 1535 pues, en este año, decide retornar a la ciudad de Los Reyes. Al año siguiente Pedro de Alconchel2 es recompensado con la encomienda de Chilca y Mala en momentos difíciles, pues las fuerzas de Manco Inca oponían seria resistencia a la invasión ibérica y preparaban un ataque final a la capital. En una acción que pudo cambiar la historia del Perú, un grupo de rebeldes incas sitió a la ciudad de Los Reyes pero la indecisión y la traición prevaleció ante los insurgentes. Los combates finales ocurrieron en la segunda mitad de 1536, uno de los últimos3 enfrentamientos tuvo lugar en Mala.


Finalizadas las acciones bélicas el encomendero procedió a ‘reducir’ a los primigenios pobladores de los asentamientos del valle. La concentración de pobladores o ‘reducción’ fue emplazada en el nuevo asiento4 de Mala que fue ubicado al margen del llamado ‘Camino Real’. El asiento fue diseñado al estilo hispano con lotes para viviendas dispuestos en torno a un cuadrado llamado plaza de armas.
De acuerdo a la síntesis precedente y ante la inexistencia de documentos tempranos, podemos colegir que la instauración del ‘asiento’ o ‘reducción de indios’ (raíz del pueblo actual) debió forjarse en la segunda mitad del año 1536. Es de notar, entonces, que el pueblo de Mala está próximo a cumplir su V centuria de creación hispana. Por sus dimensiones, el asiento siempre fue descrito como una sencilla y humilde aldea, inclusive hasta principios del siglo XX.

ADOPCIÓN DE SAN PEDRO COMO ADVOCACIÓN LOCAL

En el proceso de evangelización de los nativos indoamericanos, los frailes católicos tomaron medidas radicales para imponer su doctrina religiosa y conseguir desterrar las ‘creencias paganas’. Destruyeron y saquearon lugares sagrados oriundos en las correrías llamadas ‘extirpación de idolatrías’. Raúl Porras Barrenechea, sabiamente, llamó a estos frailes "arqueólogos al revés". Se construyeron templos sobre los destruidos cimientos de los centros ceremoniales y huacas o alejados de éstos. Las dimensiones arquitectónicas, lujos y riquezas de un templo indicaban el nivel de importancia del lugar. Los hispanos tenían la tradicional costumbre de nombrar a un santo católico como patrón de pueblos o ciudades. Una de las órdenes que evangelizaron la encomienda de Pedro de Alconchel fueron los agustinos. Mala era una pequeña aldea, empleada como lugar de reposo y alojamiento de los viajeros en el Tambo Real del lugar y dispuso de un modesto templo5 de adobes y quincha, techado con cañas y esteras:
Registro Colonial del Tambo de Mala
En crónicas tempranas y documentos virreinales el pequeño asiento fue registrado, siempre, sólo con el ya castellanizado nombre de profundas raíces quechua: Mala. En ningún escrito temprano figura identificado con algún santo patrón6

Registro en Crónica Temprana (siglo XVI) sólo como MALA
A lo largo del virreinato la aldea de Mala estuvo circunscrita a la organización geo-política de Coayllo, un Curato que pertenecía a otra Encomienda. En este lugar, a fines del siglo XVI, los dominicos erigieron una monumental iglesia con una arquitectura de estilos neoclásico y gótico renacentista denominada San Pedro de Coayllo.
A mediados del siglo XVIII ocurrieron una serie de catástrofes climáticas y epidemias en la costa central peruana, cuyas consecuencias determinaron que el curato7 de Coayllo y las autoridades civiles y eclesiásticas se trasladaran a nuestro valle, lo que conllevó a la creación de la Doctrina de Mala. La época virreinal estaba en retroceso y la situación no ameritaba nuevas construcciones, Mala continuó siendo un pequeño poblado.
Es recién en esta época cuando, por primera vez, se registra a la icónica imagen de San Pedro como advocación católica del pueblo de Mala. Ocurrió en la segunda mitad8 del siglo XVIII cuando un cosmógrafo español publica un libro sobre la geografía del antiguo Perú y consigna a nuestro valle como San Pedro de Mala. Años después, un geógrafo y militar hispano publica un diccionario geográfico y registra al valle con similar nombre. ¿Es posible que en el traslado de locación también recalara en Mala el nombre del santo patrón del templo y pueblo de Coayllo? Las publicaciones mencionadas sustentan fehacientemente que el pueblo de Mala, después de ser reconocido a mediados del siglo XVIII como Doctrina o Parroquia (división político-eclesiástico virreinal antecesor al Distrito), recién fue registrado con el nombre de San Pedro.
Pero, tal como sería descrito9 en la segunda década del siglo XX, Mala continuaría siendo una ‘miserable aldea’; recién en la sexta década empezaría a celebrarse la fiesta patronal portando la efigie de San Pedro en procesión hasta la playa "Las Totoras", tal como se estila en la actualidad.

MALA, AMADA TIERRA

Actualmente, en contraste a lo expuesto en los párrafos anteriores, Mala es un distrito vigoroso de dimensiones insospechadas, tanto en la infraestructura urbana como en la densidad poblacional. El valle, con su curiosa forma geográfica rectangular, continúa siendo un oasis que aún verdea en la desértica costa central, lo que debería mejorar la conciencia ecológica de los maleños para su protección, en este caso no deben considerarse límites territoriales puesto que todos los habitantes del valle costero somos maleños.
El Turismo va de la mano con la Historia ¿cómo promocionarás a tu pueblo, a tu valle si la desconoces?

Mala, mi tierra natal
Existe una hermosa canción que en sencillos y sentidos versos trasunta amor al valle generoso y al pueblo milenario de Mala . Es el vals titulado ‘Mala, mi tierra natal’, letra y música de don Francisco Cuya Arias hermano de mi desaparecido suegro Daniel, canción interpretada por Luis Abanto Morales, que rescatamos de los archivos familiares y dimos a conocer el 30 abril 2013 en este blog. Vuelvo a presentarles el videoclip producido y editado por mi hijo Carlos Ricardo; añado el texto para que lo canten con fervor y corazón maleño:

“Con la más dulce y sincera evocación/ hoy canto a mi pueblo mi humilde canción/ pueblito querido/ pueblito del alma / que en tu suelo un día vi la luz del sol/ Hermoso valle/ rincón incomparable/ de eternos manantiales/ donde me crié/ Tus árboles verdes de ricos frutales/ así es mi Mala, mi tierra natal (bis)/ Mala, mi querida tierra/ valle donde yo nací/ al ausentarme de ti juré que yo volvería/ y si algún día mis ojos no vuelven a verte/ en mi último suspiro te diré adiós (bis)”.

Clickear el siguiente enlace para visualizar el videoclip:



 http://www.youtube.com/watch?v=1xiTXJEntTI

NOTAS
1   En el artículo “Año Uno” del 7 abril 2014 encontrarán una guía para ubicar en el Archivo de este blog todas las informaciones históricas y etimológicas publicadas.
2   No existen documentos que registren la concesión, ni en el A.G.N. y A.G.I.; es probable que hayan sido incinerados después del asesinato de Francisco Pizarro por los almagristas. Según el Mercurio Peruano de 1794 sólo se registran documentos de la secretaría general del virreinato desde el año 1620.
3   Tema desarrollado en el Capítulo 11 de “Mala en la Historia” del libro de mi autoría “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito).
4   ‘Fundación del asiento de Mala’, desarrollado en el Capítulo 7 de “Mala en la Historia” del libro “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”
5   La aldea y el templo fueron descritos así desde mediados y hasta fines del siglo XIX, continuaría hasta inicios del siglo XX según se reseña en el Capítulo 15 de “Mala en la Historia” del libro “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”
6   Sacerdotes de otras órdenes religiosas e inclusive el agustino Antonio de la Calancha, reconocido como uno de los más fanáticos católicos, escribieron sus crónicas sindicándolo sólo con el topónimo Mala.
7   Explicado en el parágrafo ‘Desastre en la Costa Central y creación de la Doctrina de Mala’ del Capítulo 10 de “Mala en la Historia” del libro “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”
8   Este tema está especificado con nombres y fechas en el Capítulo 10 de “Mala en la Historia” del libro “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”. Es necesario recordar que en el Perú la práctica devocional a San Pedro recién surgió hace unos ochenta años. Por lo tanto, usar o señalar el 29 de junio como indicador de aniversario de Mala sería una falacia.
9   Capítulo 15 de “Mala en la Historia” del libro “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”
     AVISO
    Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).