domingo, 2 de agosto de 2015

ANIVERSARIO DE MALA: OPACO E INDIFERENTE

Durante el mes de junio en Mala, se desarrollan diversas actividades como desfiles escolares, deportivos, culturales, sociales, educativos y de entretenimiento, conmemorando una efemérides religiosa. Por uso y costumbre, y sobre todo por desconocimiento, muchos confunden esta celebración católica como el aniversario del pueblo. Para llenar este vacío de información les presento un compendio, extraído de algunos capítulos de mi trabajo de investigación “Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario”.

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

 FUNDACIÓN DE MALA
La fundación de un pueblo, desde épocas prehistóricas hasta la actualidad, comienza con la llegada de grupos de personas a un lugar previamente elegido, creación de un asentamiento, reparto de tierras y organización político-administrativa.
Veamos las etapas históricas sobre el origen del pueblo de Mala:

 1.   Instauración Autóctona

Hemos escrito sobre la aparición1 de las antiguas poblaciones en el valle costero desde el Período Precerámico Tardío, señalando que los asentamientos se situaron sobre las laderas de las estribaciones, en ambas márgenes, que encierran la cuenca baja del río. Los primigenios pobladores de estos asentamientos de ancestral raíz yunga son el común origen de los actuales poblados del valle costero, cuando aún no eran delimitados por divisiones jurisdiccionales políticas.
En uno de estos períodos germinó la lengua del cual surgió el nombre original del valle que, durante el coloniaje, sería establecida como MALA.

2.  Instauración Hispana

En el artículo “Mala: un pueblo de milenarias raíces”, posteado el 1 junio 2014, reseñamos brevemente la instauración hispana del “asiento de Mala”. Durante el Período Colonial Temprano, en el año 1536 el encomendero español dispuso la concentración o ‘reducción’ en un solo lugar de los pobladores que residían en los asentamientos de las laderas y oteros del valle costero. El “asiento de Mala” fue ubicado al margen del milenario camino de la costa que sería llamado ‘Camino Real’ por los invasores. El mes y año que se indica como constitución del ‘asiento’ es aproximada2 y ha sido colegida por este escriba cruzando información obtenida en las crónicas, debido a la inexistencia de documentos sobre el hecho.
Fue en este Período Colonial Temprano cuando el primitivo topónimo del valle sufrió alteraciones gramaticales del idioma original para lograr su castellanización, quedando de manera definitiva como MALA, tal como venimos dando a conocer en diferentes artículos.

1.   Instauración en la Independencia

Durante el movimiento emancipador, al primer semestre de 1821 el general San Martín había declarado la independencia en varias ciudades del interior de nuestra patria y, además, emprendido la reorganización política del Perú. San Martín cambia la nomenclatura virreinal de la división política de Intendencias, Partidos y Doctrinas o Parroquias por el modelo francés de Departamentos, Provincias y Distritos respectivamente. Antes de ocupar Lima ya existían cuatro departamentos.
Después de la declaración de la independencia en Lima, San Martín decreta3, el 4 de agosto de 1821, la creación de un quinto departamento denominado “Departamento de la Capital”. El Partido de Cañete, que pertenecía a la Intendencia de Lima, se convierte en Provincia y la Doctrina o Parroquia de Mala que integraba el Partido de Cañete, pasa a denominarse “Distrito de Mala”. Así, el decreto afirma la fecha 4 de agosto de 1821 como la de creación política del Distrito de Mala, el decreto NO indica en el nombre la advocación patronal a san Pedro.

RECUENTO


a) La fundación de Mala como lugar poblado del valle costero se remonta a 4500 años atrás, datado por un conocido arqueólogo en los escasos vestigios que quedan del asentamiento arqueológico más antiguo de la zona. Los primigenios habitantes se asentaron en ambas márgenes de la cuenca baja del río, en los oteros de la planicie y en promontorios cercanos al mar4. Pero, como sabemos, en las antiguas culturas peruanas no existió la escritura por lo que es imposible determinar fecha alguna; sólo, gracias a la arqueología, podemos ubicarlo en Períodos cronológicos.
b)Del “asiento de Mala”, registrado como tal en crónicas tempranas, no existe documentación que especifique la fecha de fundación hispana del pueblo y sólo se ha logrado obtener una aproximación cruzando datos de sucesos históricos ocurridos desde la fecha en la que el futuro encomendero de Mala regresa a la Ciudad de Los Reyes.
c)  Después de funcionar como Doctrina o Parroquia virreinal, el antiguo asiento de Mala fue confirmado el 4 de agosto de 1821 como el Primer Distrito en la historia del valle costero, tan solo pocos días después de la declaración de la independencia del Perú.
Soslayando el origen prehispánico del pueblo por razones obvias y si, como se estila en todo el territorio nacional, se asumiera conmemorar la fundación hispana estaríamos ad portas del 480° Aniversario de la Fundación del Asiento de Mala.
d)El 4 de agosto de 1821 es la fecha decretada como nacimiento político del Distrito de Mala. Por lo tanto, este es el día, mes y año oficial de ANIVERSARIO del distrito de Mala y es de notar que estamos muy próximo al Bicentenario.

A MANERA DE CONCLUSIÓN

En la actualidad las autoridades locales cumplen en evocar la creación política del Distrito de Mala los 4 de agosto de cada año, pero de manera tibia y sin el brillo de los boatos prodigados en la costumbrista fiesta patronal de junio.
La trascendencia histórica de la creación política como el PRIMER DISTRITO del valle costero merita ser honrado como tal. Es una solemne ocasión para realzar sus raíces, antes y después de la simbiosis con la cultura colonialista hispana, de manera ecuánime y sin influencias religiosas y así contribuir a preservar en la memoria a la primigenia y milenaria cultura de nuestro pueblo.
A escasos años del Bicentenario político del Distrito, cuya creación está vinculado directamente con la Independencia Nacional, las autoridades ediles deberían resaltar con más énfasis el 4 de agosto como “Aniversario del Distrito de Mala”. Celebrar esta efemérides con legítima brillantez, promoviendo actividades cívicas5, culturales y educativas entre la niñez y juventud para que se comprometan en el rescate histórico y sus tradiciones que coadyuven a identificarse con sus raíces6, apoyar movimientos culturales que permitan recuperar y reforzar la solidez del espíritu e identidad ancestral de nuestra “Patria Chica” entre las generaciones de nuevos maleños. 
Aniversario de Mala vinculado al aniversario Patrio
Sería un justo homenaje a nuestro distrito y a nuestros antepasados, gente noble y valiente, que en adversos momentos7 históricos supieron poner el pecho por la patria, dejando heroicas huellas que heredamos con orgullo.

CODA
Para evocar a nuestro pequeño pero hermoso valle “Mala, mi tierra natal”:

Con la más dulce y sincera evocación/ hoy canto a mi pueblo mi humilde canción/ pueblito querido/ pueblito del alma / que en tu suelo un día vi la luz del sol/ Hermoso valle/ rincón incomparable/ de eternos manantiales/ donde me crié/ Tus árboles verdes de ricos frutales/ así es mi Mala, mi tierra natal”
Escuchemos los versos de un bello vals dedicado a nuestro pueblo, nacido de la inspiración de don Francisco Cuya Arias (hermano de mi finado suegro). Una melodía digna de escuchar en el  Aniversario distrital. El videoclip fue producido y editado por mi hijo Carlos Ricardo, con este escritor como “actor” invitado en las escenas iniciales.

NOTAS

1   Reseñado en este blog desde el primer artículo “Síntesis Histórica del Valle”, posteado el 11 abril 2013 y en los posteriores “Aportes a la imagen cultural de Mala  II: Arqueología” (16 julio 2013), “Mala en la Historia” (8 octubre 2013),  “Mala: un pueblo de milenarias raíces” (1 junio 2014) y “La Doncella de Mala (Sacrificios Humanos en el valle)” del 13 abril 2015.
2   Está debidamente sustentado en el Capítulo 7 de “Mala en la Historia” (parágrafo ‘Fundación del asiento   de Mala’) desarrollado en el inédito libro de mi autoría: “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario”.
3   Tema desarrollado en el Capítulo 11 de “Mala en la Historia” del libro de mi autoría “Mala-Valle generoso, Pueblo Milenario”.
4   Ver artículos “Bujama” (23 febrero 2014) y “La doncella de Mala (Sacrificios Humanos en el valle)” del 13 abril 2015).
5   Cada efemérides debería ser ubicada en el lugar que le corresponde, guardando las formas y con el debido respeto. Las celebraciones de las festividades patronales deben estar circunscritas sólo a su espacio religioso. Una conmemoración cívica debe estar independiente de estas influencias.
6   Ver un resumen en el artículo “Mala en la historia” (8 octubre 2013)
7   Ver artículo “Mala: Valle Generoso, Tierra de Patriotas” (23 diciembre 2013)


AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información en consideración a la propiedad intelectual.

Amigo lector clickea en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página y estarás apoyándome para continuar mi labor de investigación.

lunes, 13 de abril de 2015

LA DONCELLA DE MALA (SACRIFICIOS HUMANOS EN EL VALLE)

Permítanme efectuar un modesto recordatorio.

Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

AÑO DOS
Han transcurridos DOS años, desde el 11 de abril 2013, cuando inicio esta aventura bloguera con el fin de mostrar al mundo el milenario pasado de mi tierra natal y, también, contribuir con el fortalecimiento de nuestra ancestral identidad integrando a las modernas generaciones.  

Breve recuento
Desde aquel día hemos publicado veintisiete1 (27) artículos con temas sobre la etimología, historia y tradiciones extraídos de manera abreviada de mi libro “Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario”, obra escrita con la idea de cubrir la escasez de información (casi nula) sobre dichos temas y la inexistencia de una apropiada bibliografía para propiciar alguna investigación.
Hemos esclarecido la inexacta teoría2 sobre el origen del topónimo Mala  (lamentablemente aun se mantiene en el portal web de la Municipalidad) con una labor debidamente sustentada y respaldada con la correspondiente bibliografía, demostramos su falacia. Recomendamos que esa errónea premisa sea descartada de manera definitiva. Asimismo, se ha determinado3 la raíz arcaica del vocablo MALA y su sencilla interpretación lingüística. También hemos posteado artículos, de gran recepción, sobre la historia de la gastronomía tradicional4, explicando sus orígenes y nombres que deben ser resguardados y compartidos con orgullo maleño. 

Sobre Historia de MALA
En cuanto a Historia hemos publicado artículos que han impactado entre los jóvenes lectores pues, según sus propios comentarios dejados en este blog y en mi muro de facebook, desconocían de los hechos históricos posteados. Sentimiento que seguramente compartirán con lo que trataremos a continuación. 

LA CULTURA MALA Y UNA DONCELLA DE DOS MILENIOS 
En anterior artículo5 informamos que Mala, como lugar poblado, se constituye en el Período Intermedio Temprano, es decir hace 2000 años. Según investigaciones arqueológicas efectuadas en un sector de la actual jurisdicción del distrito de Mala las evidencias halladas la sindican como el asentamiento más antiguo en esta parte del valle costero. Posteriormente, en diferentes períodos, los pobladores yungas ancestrales expandirían sus viviendas por las laderas de las estribaciones cordilleranas, sobre los oteros y las caletas (Bujama) del valle maleño, temas que hemos reseñado anteriormente. Nunca edificaron sobre tierras fértiles. 

LA CULTURA MALA 

Este lugar ha sido el único asentamiento del valle en donde los arqueólogos trabajaron de manera científica. Al finalizar sus investigaciones concluyeron que aquí se desarrolló una sociedad con identidad y expresión cultural propia y con un definido estilo cerámico que lo llevaron a catalogarla como Cultura Mala6 

DEIDAD, ÍCONOS Y SACRIFICIOS HUMANOS  

Es digno de resaltar que los maleños primigenios tuvieron una deidad de apariencia singular y diversos íconos como sagrados símbolos protectores. Y, como en otras culturas, en algún momento practicaron sacrificios humanos, tal como muestran la imagen anexa del contexto funerario hallado.  


En la tumba, el personaje de élite fue encontrado rodeado de sus servidores que fueron sacrificados, entre adultos y niños, para acompañarlo en su viaje a la eternidad. La imagen de la derecha, en una dramática posición diferente de los otros, es uno de los niños sacrificados.
Para la portada de mi libro elegí esta conmovedora imagen del niño que intenta salir de la tumba y también de la deidad religiosa. Ambos son símbolos del milenario origen de Mala, tal como pueden observar a continuación. 


Sabemos que en muchas antiguas culturas del mundo practicaron la deformación de la cabeza como signo de nobleza. En el Perú, Paracas es la cultura más conocida que practicó la deformación craneal. Esta práctica no fue extraña en el valle de Mala pues en la tumba de referencia se hallaron restos humanos con los cráneos deformados, pero con características diferentes a los Paracas.


LA DONCELLA DE MALA 

El personaje de élite hallado en el contexto funerario fue una adolescente, por tal motivo y con el debido respeto, en mi libro la he denominado la Doncella de Mala como un homenaje e identificación histórica. Ella fue sepultada con un singular ajuar funerario, rodeada de sus servidores sacrificados y de ofrendas contenidas en cerámicas, según la imagen adjunta. 

A MANERA DE CONCLUSIÓN 

El génesis de nuestro Pueblo Milenario es esta antiquísima sociedad cultural yunga y fueron, probablemente, quienes le impusieron el arcaico nombre que siglos después devendría en Mala. Esta milenaria sociedad es la raíz de nuestra identidad, de ellos descendemos, por lo que debemos aquilatar y reconocer el valor histórico de esta Cultura asentada hace 2000 años. (Recordemos que los incas llegaron al valle recién en la segunda mitad del siglo XV).
El arqueólogo que participó en las excavaciones y que de manera desinteresada me brindó el material que despliego en mi libro “Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario”, me informó que en el año 2009 presentó al alcalde de turno un perfil y un proyecto de Puesta en Valor de este hallazgo. El alcalde en un principio se mostró entusiasmado pero, como siempre sucede con todo lo relacionado a la cultura, no prosperó. Perdiéndose así la oportunidad de abrir un atractivo flanco turístico.
Espero seguir contribuyendo con informaciones, aunque sucintas, en este Blog hasta lograr la publicación7 del libro. Mientras tanto, agradezco su preferencia y por compartir el blog. 

NOTAS 

1      En el artículo ‘Año Uno”  del 11 abril 2014, se presenta una relación de los primeros veinte (20) artículos publicados, cada uno con una breve explicación para su fácil ubicación en el Archivo de este blog.
2     Ver artículo “MALA no deriva de MALLA (ni de MALLAC)” del 22 febrero 2015.
3     En el ensayo “El topónimo Mala, etimología y significado” se expone la evolución original del vocablo Mala,  desde sus raíces milenarias, con el debido fundamento bibliográfico y lingüístico. Por su importancia este ensayo se encuentra en la primera parte del libro “Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario”.
4     Ver artículos “Tradicional Arte Culinario de Mala” (sobre la Sopa Bruta) del 3 agosto 2013 y “Tradicional Arte Culinario de Mala II” (sobre la Carapulca) del 4 mayo 2014.
5     Ver artículo “Aportes a la imagen cultural de Mala II: Arqueología” (16 julio 2013)
6     En la segunda sección ‘Mala en la historia’ del libro de mi autoría “Mala. Valle Generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito) se detalla con el debido sustento, en el capítulo correspondiente, esta parte de la historia de nuestro valle.
7      A los amigos que preguntan cuándo sale el libro les comento que hace dos años, a través de un documento, ofrecí a la Municipalidad de Mala (gestión anterior) para que publicaran mi obra pero a pesar de reuniones no se concretó. En el mes de febrero del presente año elevé una carta a las nuevas autoridades municipales con similar ofrecimiento pero, a la fecha, aun no obtengo respuestas.

Amigo lector, haciendo CLICK en los ANUNCIOS que aparecen en la página es una forma de apoyarme para conseguir publicar mi libro.
AVISO
Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).

domingo, 22 de febrero de 2015

MALA NO DERIVA DEL INCIERTO VOCABLO MALLA (ni de MALLAC)

El lingüista que tuvo la gentileza de asesorarme en mis pesquisas para identificar las ancestrales raíces del topónimo Mala me subrayó, al concluirlo, que ya no era necesario demostrar por qué la teoría del origen del nombre, que por tantos años perdura en el valle, es desatinada.
Amigos del blog tomen un segundo de su valioso tiempo para que, antes de leer esta columna, clickeen en los ANUNCIOS comerciales que aparecen en esta página. Con cada click sobre los anuncios, Google me reconocerá un plus en céntimos de soles, por lo que a MÁS clicks estarán apoyándome a crear un fondo para, algún día, publicar mi libro. Gracias.

Pero, de manera personal, tenía el deseo de conocer cuándo y cómo se preparó esta falaz etimología y la investigué a pesar de la admonición del doctor. El resultado es presentado en un breve ensayo1 titulado “MALLA. Cómo surgió la teoría que Mala deriva del vocablo ‘aimara’ Mallac” que he incluido en mi libro como un Apéndice de apoyo. El tiempo me ha dado la razón, pues muchos lectores me han hecho llegar sus interrogantes y en el siguiente artículo, extraído del mencionado ensayo, intento responderlas de manera didáctica. 
Valle costero de Mala
1.     EL CONTEXTO
Primero mostraremos un breve tratado sobre los orígenes de los vocablos MALA y MALLA. 
a.     MALA en las crónicas tempranas del siglo XVI  

El primigenio asiento establecido por Pedro de Alconchel figuraba documentado con el nombre MALA desde 1537 en documentos transcritos por los cronistas tempranos y esta denominación prevalecería en los diversos escritos de los posteriores cronistas iniciales y virreinales. Pueden atestiguarlo en la siguiente imagen extraída de una crónica del siglo XVI:
La ancestral voz original del nombre del valle sufrió dos (02) metamorfosis en el proceso de obligada adaptación a las reglas gramáticales2 de la lengua hispana, quedando de manera definitiva con la forma castellanizada MALA desde la primera mitad del siglo XVI. 

b.     Aparición de MALLA en una crónica del siglo XVII  

En 1609 Garcilaso de la Vega hace público en España sus “Comentarios Reales”, obra que sería considerada desde su aparición como una herramienta indiscutible sobre el pasado histórico del Perú, dado el origen del autor. En los “Comentarios” Garcilaso recalca que, a diferencia de los hispanos, escribe ‘realmente’ los hechos históricos y además cuzqueñiza3 las palabras ‘corrompidas’ por los cronistas tempranos. Veamos la siguiente imagen extraída de su obra: 
Observemos que Garcilaso escribe MALLA al referirse a nuestro valle (a lo largo de su obra sólo en estas dos oportunidades), diferenciándose de los cronistas tempranos que ya habían documentado al valle con el vocablo MALA por las razones ya explicadas. Garcilaso ‘cuzqueñiza’ el topónimo Mala escribiéndolo con ‘ll’ porque considera que en la lengua general de los incas (quechua) no existe la letra ‘l sencilla’.     

c.     MALLA, ES UN VOCABLO NO VÁLIDO 

Garcilaso cometió un grave error al ‘cuzqueñizar’ (regresar a su forma quechua original) con la forma MALLA el nombre del valle pues, desde antes del nacimiento del mestizo, MALA ya era un vocablo castellanizado. Por lo tanto, el término MALLA carece de fundamento lingüístico para usarlo en estudios etimológicos del topónimo. 

2.     UN EXPERIMENTO ETIMOLÓGICO 

Ahora veamos cómo se usó el vocablo garcilasiano MALLA como supuesto origen del topónimo y sus absurdas interpretaciones. 

a)     Apreciación lingüística 

El término MALA es el resultado de un proceso de castellanización del nombre original del valle efectuado por los primeros cronistas, en el cual perdió la morfología original de su lengua ancestral. Lo que Garcilaso realmente cuzqueñizó fue una expresión castellana, cometiendo un involuntario error filológico. Es claro que el término garcilasiano ‘Malla’ NO puede ser usado como fuente en un estudio etimológico del nombre del valle. 
b)     Empleo de Malla como palabra base 

Pero esta apreciación lingüística era desconocida en 1935. En aquel año el sacerdote Pedro Eduardo Villar Córdova publicó un libro4 sobre la arqueología del departamento de Lima. Al tratar los vestigios del valle de Mala, como no existía un estudio sobre el origen del nombre, intentando demostrar la etimología empleó como punto de partida el garcilasiano vocablo MALLA.
Ante la inexistencia de la ciencia lingüística, Villar Córdova usó el empírico método comparativo. Empleó como fuentes bibliográficas antiguos vocabularios quechua y aimara de los cuales, sin ningún reparo, seleccionó siete (7) vocablos de estas lenguas, con la única condición que tuvieran semejanzas en la forma escrita. Mostraremos, una parte de la fotocopia del libro del sacerdote, indicando cuatro de los siete vocablos  que empleó en este intento: 
Villar Córdova empleó estos términos para deducir de manera empírica la teoría que conocemos en la actualidad, adaptando la semántica de las acepciones originales de voces quechuas y aimaras (incluso el muchik). Esto lo podrán apreciar en las siguientes imágenes extraídas de los vocabularios originales.
Primero mostramos el extracto del vocabulario quechua:
Observen que el vocablo Mallac fue extraído de dos frases de un vocabulario quechua del año 1608, contrasten las acepciones originales con las adaptadas por Villar Córdova.
Otra de las manipulaciones semánticas más conspicua, entre las siete elegidas por Villar Córdova, es la que mostramos en la siguiente imagen extraída de un vocabulario aimara original: 
Observen que la acepción ‘color marchito’ es de un adjetivo (casi peyorativo) alusivo a ciertas pobladoras aimaras bolivianas por el estado somático de su piel. Pero ante la necesidad del vocablo para probar su teoría, y obviando el verdadero sujeto de referencia, el sacerdote manipuló, adaptó y aplicó el concepto a nuestro valle.  

c)     Los “pálidos maleños” 

Finalmente, Villar Córdova con su empírico método comparativo dedujo, en condicional, que ‘los antiguos pobladores de Mala serían personas de aspecto pálido’. Con los años otros autores, sin profundizar con alguna investigación, usaron como fuente al libro del sacerdote y en Mala devino el contradictorio uso de hasta tres ‘significados’: El que está en ayunas o El que no ha probado bocado (quechuas) y Persona de color pálido (aimara). Los que, como hemos demostrado, son discordantes y falaces.  

A manera de conclusión 

Espero que este breve tratado extraído de mi ensayo “Malla” haya cumplido con ilustrar y convencer a todos los maleños y al público en general lo írrito del supuesto origen del nombre que aun rige en Mala. Sin intentar desfavorecer la respetable labor del sacerdote Pedro Villar Córdova en su intento por indagar el origen del topónimo en 1935, las incoherencias de su irregular método comparativo y el ilógico empleo de varios términos de diferentes lenguas, que incrementan la confusión, desvirtúan sus resultados. Esta falaz etimología y sus interpretaciones deben ser descartadas definitivamente y erradicadas por completo del uso actual. 
CODA 
La moderna Lingüística ha permitido identificar la ancestral lengua de origen del topónimo, reconstruir el vocablo original y trabajar solamente en base a esa lengua. Les puedo adelantar5 que la raíz del topónimo MALA se encuentra en el proto-quechua y su significado es muy simple: el vocablo original se refiere, de manera simbólica, a la geografía del valle costero.

NOTAS:

1    En el Apéndice ‘Malla’ (Cómo surgió la teoría que Mala deriva del vocablo ‘aimara’ Mallac) del libro de mi   autoría: “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario” (aún inédito) se analiza, con el debido sustento bibliográfico, cada término que el sacerdote empleó para deducir el origen y significado del topónimo del pueblo y del valle.
2    El ensayo “El topónimo Mala, etimología y significado”, por su importancia, es la primera parte del libro “Mala. Valle generoso, Pueblo Milenario”. Con el debido fundamento bibliográfico y lingüístico, se expone gramaticalmente la evolución del vocablo Mala, tanto en castellano como en quechua, en su proceso de castellanización.
3    Ver artículo “Sobre el himno de Mala y Garcilaso (18 junio 2013)
4    Ver artículo “Malla” (24 abril 2013)
5    Ver los artículos anteriores Aportes a la imagen cultural de Mala I: Las Lenguas Nativas (2 julio 2013) y Develando el misterio del origen del topónimo Mala (16 setiembre 2013).

 Amigo lector, haciendo CLICK en los ANUNCIOS que aparecen en la página es una forma de apoyarme para conseguir publicar mi libro.
AVISO
    Agradeceré amigos lectores, en caso llegaran a emplear mis notas para labores de estudio u otros intereses, sírvanse indicar al autor del blog como su fuente de información (en consideración a la propiedad intelectual).